Seguidores

sábado, 1 de agosto de 2009

HARINA DE OTRO COSTAL

Sobran los momentos para no llamarte
Así mis pies recorran los rincones
Buscando furtivos encuentros
Para que mi corazón eche andar de nuevo
Es un viejo reloj
Cansado y con tedio
No te puede nombrar
Ni puede esquivar los hechos
Solo murmura algo
Sobre dormir a tiempo
Comer a tiempo
Olvidar las tristezas
Y regar tu recuerdo
Tal vez me despida
Sobrevolando tu techo
Como un pájaro curioso
Sobrevive al invierno
Tal vez en la noche
Me quede quieta
Encogida en tu lecho
Oliendo los manjares
De tus sueños predilectos
¿Existió algo más fuerte que el odio en lo nuestro?
Sútil remedio
Oxidando tus entrañas
Aburridas de mi juego
Vengaste al niño y al joven
¿A quien vengaras de nuevo?
Porque las causas existen y si no...
Para que son los inventos?
La culpa la tiene el aire
De sentir como yo siento
A veces abro los ojos
Espantada del silencio
Que se abrió como una quebrada
En lo alto de tu pecho
Mi orgullo deshilachado
Me debe este sufrimiento
Oculta esta mi alma
Entre mis manos vacías

No hay comentarios: