Seguidores

viernes, 23 de octubre de 2009

El tiempo que nos pasa

No debería haber acumulado
minutos y segundos
sin palpar el pulso de la vida.
Es decir, que en efecto,
igual que las hojas,
el dia ha quedado desnudo
lo veo en mi sombra que no tiene paz,
hay demasiada luz en las bombillas de la calle.
Me asombro de tanta pasión contenida
ardiendo en envidias execrables
por el amor que otros se profesan,
ese peso y esa risa inconfundible caminan hacia el futuro,
mientras un reloj empotrado en el alma del que esta solo
no deja de sonar

No hay comentarios: