Seguidores

viernes, 14 de mayo de 2010

La Pajarera Rota

Se oscureció un momento el dia
y empezó a latir el pulso de mis manos
las palmas abiertas, inconcluso gesto,
sobre la pajarera de mimbre
han sembrado el desconcierto.
Mis pajaros solian cantar de madrugada
infinitos trinos poblaban la jaula
hasta el agua en sus gargantas
rítmica ascendia simple
sobre su sed de canto.
Hoy el agua es dura
sobre su plumaje helado,
aunque mis manos sostengan
los días que no han pasado
estos pájaros se han perdido,
ya no comen de mi mano