Seguidores

lunes, 30 de abril de 2012

Desierto

El desierto duerme al sol
después de camanchacas interminables,
no padece sed, solo sueña con el agua,
sus espejismos le muestran
como sopla la arena salvaje
como se mueven las dunas
inventando paisajes interminables.

Las estrellas del desierto
desprendidas del firmamento
hacen filas caprichosas,
cambiándose de galaxias
pierden al viajero.

33 comentarios:

Noris Marcia dijo...

Carmen, que bello poema, tambien la imagen del desierto complementan las palabras.
Un abrazo,

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Noris, el desierto es fascinante, un abrazo feliz,

Benito Gonzalez dijo...

El desierto guarda el ardiente latido del corazón de la madre tierra, las galaxias dejan su suspiro inmaculado sobre las dunas. Amiga Carmen lo has embellecido con tu delicado y bello poema.
Un besito desde Salamanca

La sonrisa de Hiperión dijo...

Nuestros paisajes interminables, siempre serán nuestros, y nadie los podrá reemplazar.

Saludos y un abrazo.

Gaspar dijo...

El desierto majestuoso y autosuficiente, vive para él y nos desafía con su disfrazada sequedad y el ocre de su belleza.

Besos.

Enrique Arias Valencia dijo...

Realmente impresionante. El desierto es sublime, y la galaxia, con su agujero negro central, evoca la belleza más enérgica.

lichazul...elisa dijo...

amo el desierto
y esa sensación de infíma existencia

precioso y encantador juego de rimas para traer arenas de la memoria a la vida

besitos y feliz 1 de mayoooo

Felicidad Batista dijo...

Carmen, esta semana las dos nos hemos marchado al espacio a jugar con los planetas. Tú con la clara y dáfana palabra que nos muestra desiertos, los de las dundas cambiantes, los que calicinan el alma y los que abren horizontes hacia la inmensidad.
Un magnífico poema, amiga
Gracias por todo.
Un gran y cálido abrazo

David C. dijo...

Muy buen final le das a tu inspiración.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Benito, nuestro desierto de Atacama cuando despierta tiene un bello renacer, un abrazo cariñoso,

Carmen Troncoso dijo...

Asi es Antonio, esas bellas inmensidades donde nos perdemos, reina la naturaleza, un abrazo calido,

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Gaspar por tu comentario, la madre tierra aun la lleva, un abrazo y que tengas muy buena semana,

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Enrique, las palabras son pocas para esta salvaje belleza de nuestra tierra, mil veces profanada, un abrazo grande,

Carmen Troncoso dijo...

Gracias duende lichazul, tus palabras me hacen mucho bien, un abrazo cariñoso,

Ángeles dijo...

Un bellísimo poema Carmen, es cierto que tambien el desierto con su maravilloso entorno de ocres y soledad, puede inspirar versos desbordados de lirismo y llenos de musicalidad, como es este que has escrito...

Un abrazo engarzado en un verso.

Carmen Troncoso dijo...

Querida Felicidad, gracias por tus palabras, estoy votando por ti, en el programa de Rob, porque tus escritos son para mi, buenísimos, ojala ganes, un abrazo feliz,

Carmen Troncoso dijo...

Gracias David, te sigo en tu blog, atentamente porque adoro el cine, y anoto las películas que nos muestras para conseguírmelas y poder seguir tus comentarios que son muy buenos, un saludo cariñoso,

TORO SALVAJE dijo...

Me dan ganas de ir verlo.
Que bueno.

Besos.

Gino Ginoris dijo...

Hermoso poema.
Abrazo.

pepi B (Fina Barga) dijo...

Querida Carmen, nos has mostrado el desierto más fascinante,con el movimiento de sus dunas y galaxias, quieto y vivo.
Un poema cargado de imágenes y fuerza.Un abrazo cariñoso

Migli2007 dijo...

Nos dibujas en tus versos, un desierto cautivante, único, pleno de misterios y horizontes sin fin.
Hermoso, hermoso tu poema, Carmen.
Un abrazo
Maffi

Antonio Porpetta dijo...

Gracias por tus palabras, Carmen. Voy a ver si me busco un desierto como el tuyo...
Un beso.

La abuela frescotona dijo...

toda la magia y misterio del desierto en tu escrito...
saludos querida Carmen

AFRICA EM POESIA dijo...

CARMEN

Um besito

para ti...

PIANO

Tocando el piano mano a mano
Siento el piano, cansado de la vida
Piano viejo, en un canto del salón
Piano que llora, cuando lo tocamos...

Porque el sonido de sus teclas
Blancas y negras, bien definidas
Sienten los años y sienten el dolor
Cuando tocamos y nos deliciamos...

Y este piano que puede ser
Piano de cola o piano vertical
Y mismo cansado deja tocarlo
Y deja cerrar los ojos y escuchar...

Y con mucho cariño acariciamos
Sus ochenta y ocho teclas
Teclas de do, re, mi, fa, sol, la, si...
Teclas de una vida, llena de luz...

Y nuestros dedos recorren las teclas
Blancas y negras, negras y blancas
E así mano a mano tocamos
Y dejamos que nuestro sueño vuele!...

Poema de Lili Laranjo
Tradução de Joaquín Duarte

Zamarat dijo...

Feliz fin de semana, Carmen!!

Fibonacci dijo...

me has hecho recordar un paisaje de cierto Desierto...aún perdura en mí...despues de esos años, es increible pasar una noche tras sus dunas...un besote preciosa.

Halcón peregrino dijo...

Esas estrellas que invitan al extravío.

Saludos Carmen.

ReltiH dijo...

EXCELENTE POST. ME GUSTA VENIR AQUÌ.
BESOS

Theanne dijo...

the mysteries of the desert!

Víctor Manuel Guzmán Villena dijo...

sensibilidad de las arenas que cambia la monotonía del pensamiento en formas de libertad. Felicitaciones Carmen

Fernando Santos (Chana) dijo...

Belo poema...Espectacular....
Cumprimentos

Unai dijo...

Precioso texto, acompañado de una imagen que le viene como anillo al dedo.

Un saludo

Realidad y Ficción dijo...

Es bello cuando la poesía deposita su mirada sobre la prodiga naturaleza que la contiene. Es bello cuando la interioridad se enlaza a lo que es externo y en esa transmutación que el crear permite, el yo y el afuera son Uno.
Muchos Muacs!