Seguidores

miércoles, 19 de septiembre de 2012

NAUFRAGIO


Mi boca manchada con la verdad
el viento silbando
entre la lengua y mis dientes  
y pálida muy pálida
 mi razón confundida,
dando excusas
 a diestra y siniestra.

Asi nuestra amistad se ha quebrado
como aquel jarrón de porcelana
que a nadie le gustaba.

Pero oh dolor! como te has metido
hasta la medula de mis sentidos.
Como me duele mi intimidad
no poder seguir tus pasos,
 mi mástil mayor quebrado
en un viaje irrealizable
este golpe demoledor, innecesario.

Tu plenitud clavada alegremente
 transgrediendo hasta tu misma muerte
emancipada de los colores de la vida.
… Y de repente ya no mas…





15 comentarios:

ReltiH dijo...

SE SIENTE MUY PROFUNDA DESPEDIDA.
UN ABRAZO

Fibonacci dijo...

El dolor por la perdida de un ser querido, sea de la forma que sea,hace que nuestras vidas sean un suplicio, hasta que el tiempo va atemperando su ausencia...un besote.

Felicidad Batista dijo...

Carmen, ¿quién es el mar? preguntaba Jorge Luis Borges en verso, en su respuesta está la esencia de tu poema. Las tempestades que emergen de sus entrañas y que destrozan naves y las dejan sin rumbo o zozobrando hasta hundirse entre el dolor y la tristeza.
Un poema cuya fuerza nos envuelve y nos arrastra a esa alta mar donde sentir las ausencias.
Un abrazo

Cristian Lisandru dijo...

El dolor es parte integral de la vida. Expresa en bellas letras, he leído con placer. Un hermoso día!

GUIOMAR dijo...

Belas palavras doloridas.
Um abraço querida

Lichazul dijo...

a cuantos naufragios asistiremos en nuestra propia vida
cuantas veces repararemos la propia nave tras las tormentas
cuantos desechos se nos acumulan en la mirada
y el dolor
en el crecemos, en el maduramos, en el nos hermanamos

Hermoso y conmovedor poema Carmen querida, será que los embistes de las olas y los años van arreciando en nuestras vidas?

besitos y buen jueves
muchas gracias por tu huella
ya estoy mejor

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Reltih, a veces los cambios nos vienen bien, sobre todo cuando nos hemos quedado pegados, un abrazo,

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Fibo, lo peor son los primeros momentos, un abrazo fuerte para ti,

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Felicidad el mar es parte de mi vida, por eso siempre vuelvo a el, soy una gota de ese océano, un abracito cariñoso,

PEPE LASALA dijo...

Los malos momentos los apreciamos a través del dolor, el cuál forma parte de nosotros. A veces se esconde y a veces aparece. Me ha gustado mucho tu entrada Carmen. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Adriana Alba dijo...

Un poema magnìfico, con la fuerza y profundidad del ocèano.
Te dejo un inmenso abrazo Carmen.

Bob Bushell dijo...

Tragedy.

TORO SALVAJE dijo...

Ese dolor es inmune a los versos.
Necesita tiempo y aceptación.

Lo siento.

Besos.

Anouna dijo...

La distancia, la lejanía...La despedida, hace que la razón naufrague por más timones, y velas, por más que el mar sea todo calma...Un extremo, otra orilla, despegada de la nuestra, se convierte en una herida tormentosa.

El poema lo retrata muy bien.

Abrazo

Anouna

Gloria Reyna dijo...

Así se siente el dolor en todo tu poema, desde el principio hasta ese final impactante.
No hay nada al azar todo conmueve, todo duele.
Mi cariño en la adversidad.
Besos