Seguidores

sábado, 16 de marzo de 2013

Tempestad

Sentada en la galería
tomando un cafecito,
siento tu risa argentina
deslizándose despacito.

La palmera se cimbra sinuosa
anunciando  una tempestad
no es adivinanza, es certeza,
creo que al fin lloverá.

Bravas y empecinadas 
las olas se levantan
en el puerto inseguro y desvastado
los barcos levan sus anclas

Mi corazón rojo
no le teme a las tempestades
aunque el barro me arrastre
soy lluvia pertinaz.
  
Esta lluvia gris,
que golpea tu ventana
este vaivén del  destino
 inmola los desengaños de tu alma.

Al garete faluchos, yates y lanchas
desaparecen entre las olas,
naufragan las esperanzas.
Viento dominante, ruges sin cesar!

No hay lugar donde guarecerse
se marcha la lluvia, se marcha el viento,
rezagado mi amor en la retaguardia
ha quedado al descubierto.


Cyn McCurry.  Pintora norteamericana nacida en Ft. Worth Texas.

11 comentarios:

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.
Preciosa Poesía que es un vendaval de Sentimientos.
Abrazos y besos.

andré de ártabro dijo...

¡Qué lindo amor entre la lluvia y las olas del mar! Tú eres capaz de hacer hermosa..¡Hasta una tempestad!
Besos.

Realidad y Ficción dijo...

Me quedo con la imagen: "soy lluvia pertinaz". Hay algo en la musicalidad del texto que no me convence, el poema se llama Tempestad sin embargo el sonido del mismo me aleja de ese nombre. Me gustaría que entre Contenido y Forma hubiese un calce mayor.
Carmela querida, te envío mi cariño que sabes, grande es para ti. Ya nos veremos!, te llamè al red fija hoy en la mañana pero salìa el tono de fax!

ReltiH dijo...

UN TEXTO QUE DENOTA ADIOSES Y TRISTEZAS.
UN ABRAZO

la quiltra dijo...

me gusta ver llover en el mar... tiene un algo diferente... mucha agua en movimiento!!!

la esperanza hay que mantenerla... aunque sea en la imaginación.

TORO SALVAJE dijo...

Me entraron ganas de refugiarme.
Tu poema es cálido.

Besos.

Zamarat dijo...

Feliz lunes, Carmen!

Felicidad Batista dijo...

Carmen, el rugido de la tempestad que se anuncia nos prepara para ese corazón tenuemente agazapado. las palmeras flamean al viento, los navíos se extravían, el aire se vuelve huracán...y tras la devastación aparece el latido constante herido y "pertinaz".
Siempre es un acontecimiento leer tu poesía porque conmueve.
Un abrazo

Lichazul dijo...

la tempestad arrasa con todo para que todo renazca una vez más

abrazos y feliz semana

Fernando Santos (Chana) dijo...

Bela poesia...Espectacular....
Cumprimentos

Adriana Alba dijo...

Luego de las tempestades sale el sol, y el aire queda muy puro.
Sólo hay que soportarlas.
Un beso querida Carmen.