Seguidores

miércoles, 23 de octubre de 2013

El avance

En llamas
se desdobla mi mirada
viendo como la montaña
empuja la ciudad.

A nivel del duro suelo
los muros huelen a alcohol,
el aire prometido
se ha ido al exilio.

Hay un coro que canta
mientras el viento
borra sus palabras
desflorando primaveras.

Se tienta la tierra
el sol solo sonríe
mientras recorre furtivo
misteriosos caminos
buscando señales verdes.


* Carrie Moyer


11 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Hermosos versos Carmen!
Tienen musicalidad...vuelan con el viento y llegan a todos los corazones ávidos de poesía.

Gracias y un fuerte abrazo, por cierto, muy bonita tu nueva foto del Blog.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Ese Aire prometido que determina huir, dejándonos vacíos, sin esencia.
Plegarias que se hacen Verbo en conjugación melancólica de acompañar al Sol dando Calor y Caricias a nuestra Madre Tierra...Precioso.
¡¡¡Gracias por tus comentarios de Cariño, Humanidad y Ternura!!!
Te estimo y Admiro un montón.
Abrazos y besos.

Felicidad Batista dijo...

Carmen, tanta belleza hoy en tu entrada. Nada más arribar a tu espacio, se eleva la cordillera de Los Andes, Santiago asoma cosmopolita y hermoso, y tú en un primer plano donde se te ve bella y feliz.
Tu poema refleja buena parte de lo anterior y se sumerge en los latidos de la ciudad, en la piel de los majestuosos Andes, en los sentimientos que suscitan juntos.
Gracias querida amiga por regresarme en esta tarde de sábado a Santiago. Un sábado arribé a Santiago, y otro volveré, claro.
Un abrazo grande

TORO SALVAJE dijo...

Aquí la montaña se ha rendido.
Ha sido derrotada por la ciudad.

Besos.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Adriana por tus cálidas palabras, un abrazito feliz!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Pedro Luis por tu cálido comentario, te deseo lo mejor, un abrazo grande,

Carmen Troncoso dijo...

Querida Felicidad, que bueno que te haya gustado, sabes que siempre te esperaremos con los brazos abierto, un abrazo cariñoso para tí,

Carmen Troncoso dijo...

Querido Torito, lo que pasa es que Santiago está en un hoyo y la Cordillera de los Andes en invierno es la puerta del refrigerador y en verano es la puerta del horno, un abrazito feliz,

Boris Estebitan dijo...

Parece una canción el poema, bien lindo :)

genetticca dijo...

Eres contundente con tus filosopoesias.
Ver la realidad desde esa perspectiva tan personaly hacerlo bello o doloroso es un don que solo poseen las almas sensibles.
Gracias por pasearte por mi bloc.

un abrazo

elisa lichazul dijo...

se cuela , se cuela Carmen por entre tus versos y me arremolina el pensar
besitos