Seguidores

domingo, 20 de abril de 2014

ILUSION


Cuando tus arboles
treparon por mis ojos
creció mi esperanza.

Los caminos húmedos,
tu viento extranjero,
era inevitable que nos conociéramos.

Durante un sueño
pequeño dragón rojo
danzaste en mi.

La noche involuntaria
se sentó sobre mi piedra
y mi realidad se vino abajo.

La luna cayo vertical
sobre la verdad
amasando su respuesta.

Ya no habrá vino,
 ni vendrá sonido alguno
a nuestro encuentro.

No crecerán las hierbas,
solo se esparcirán
cenizas huidizas arrancadas por el viento.

 ¿Que haré con este amor?
que fue primero fuego
crepitando a la orilla de mi suelo.

Apagare esta estrella
para que no surque los cielos
resignada y sin consuelo.

Yo apagare en mi alma
todo vestigio de tormenta
abriré las esclusas.

Esperare nuevos pájaros
y en dos tiempos inventare
caminos nuevos.