Seguidores

lunes, 4 de agosto de 2014

ENCENDIENDO LA VIDA



Amor discreto
dispuesta voy
a beber con pasión
de tus labios desvelados.

El tiempo crece
y  se para en mi orilla
con quijotescos pasos
aquiescente  danza en la memoria.

Déjame cruzar  este río inesperado
bravío y torrentoso
que espumando en mi vientre
va encendiendo los pájaros del amanecer.

Todo lo prohibido
desde el destierro lo agarro,
extendiendo mis palmas
a tus altas cordilleras,
a la miel en las cumbres,
al originario fango.

Góticos relatos de tu boca,
estrellas feraces
que encienden mis deseos,
ardiendo lentamente
me voy apagando cadenciosa.

Tus manos misteriosas
dibujan en éxtasis
mis sueños,
mis sensuales fantasías
alargan sus finos brazos.

Mis gritos
puñales in crescendo
rajan el rocio
hasta despertar.

Mundo floreciente
me he gastado esta vida
en el camino de la carne,
juntas las piedras del camino
ruedan en total libertad.

*  Malcolm Liepke