Seguidores

jueves, 14 de mayo de 2015

…" Precaución con el cierre de puertas"...


Se mueve el Metro por rieles obsesivos,
el vientre perforado de la tierra
interrumpido por vagones serpenteantes
 
que navegan en la marea umbilical de la ciudad


La vibración narcótica
entre parada y parada
me recuerda que el viaje
va por dentro
acortando nuestra historia.


…" No deje olvidadas sus pertenencias”…

Biblioteca de sótano
Lectura de las lineas de la mano
 celulares, ipod,  tablets
lectores de diarios,
Es barato Leer en el Metro

El viaje es el mensaje
la muralla de cuerpos, sudorosos,
comprimidos, agotados,
se incrustan de un confín a otro

…” Permita bajar antes de subir”…



Viajeros
escupidos por las puertas,
luchando por bajar/subir
de un Metro que no se sacia jamás

Estoica muchedumbre
de bajo perfil, 
pacientes corderos resignados.
metro costumbrista
no hay azar,

siempre me dejas en el mismo lugar.

* Arthur Robins


16 comentarios:

Claudio Ariño dijo...

Parecemos autómatas de las costumbres, siempre la misma rutina que nos agobia. Muy buen poema.

Rafael dijo...

Es un medio habitual y compañero en las grandes ciudades.
Un abrazo.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Claudio, comparto contigo, un abrazo!

Carmen Troncoso dijo...

Tienes razón Rafael, nos acompaña en las buenas y en las malas, un abrazo cariñoso!

PEPE LASALA dijo...

En los versos se escucha el sonido del día a día, de la semana agotadora que nos lleva cada día al mismo punto, a la misma hora y en las mismas condiciones. Muy bien escrito. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

RECOMENZAR dijo...

Tus intensos escritos definen la bella que eres

Carmen Troncoso dijo...

Gracias amigos, el Metro de Santiago no es tan malo, pero hay que sacarle la mitad de la gente!

Bob Bushell dijo...

Beautiful poems Carmen.

tecla dijo...

Pero qué buena. Ha sido una grata sorpresa descubrirte. Gracias por venir.

lichazul alqantar dijo...

la oruga traga y regurgita nuestras historias
el infierno al alcance de un Bip

abrazos Carmen
y feliz fin de semana

ReltiH dijo...

DISFRUTÉ DE SUS SONIDOS EN EL 2012, CUANDO ESTUVE DE PASO POR SANTIAGO.
ABRAZOS

María dijo...

Muchas gracias por llegar a mi blog y dejarme tus huellas, que me permiten venir a conocer tu rincón.

Viajeros en el tiempo, luchando por entrar en el metro, gente que se mueve, que irrumpe los vagones, cada uno con vidas distintas.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Como sardinas en lata.
Viajando de una nada a otra.

Besos.

Carmen Troncoso dijo...

Bueno por lo menos las sardinitas van acostadas Torito, un abrazo grande!

mcfpalomo dijo...

Tu relato es una foto.

Lo bueno o lo malo del metro como todo en la vida, es nuestro reflejo.

Me gusto visitarte.....

Buena semana Carmen, un abrazo

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El metro y sus dolencias y dulzuras. Periplo que puede acercarse a un viajar por sentimientos diversos, o expectancias diversas. Un abrazo. Carlos