Seguidores

lunes, 8 de agosto de 2016

El Lenguaje Bajo el Agua

Ese día llegué más temprano de lo previsto a la casa del profesor. Le pedí ayuda con un poema. A lo que accedió. Abrió la puerta y tras saludarnos nos dirigimos a su escritorio donde el computador nos esperaba encendido.

       Las paredes estaban atentas a mis pasos instintivamente el techo se agacho un poco. La silla tosió ligera y crujió. Empecé a explicarle de que se trataba el poema.

      Desde la hoja desconfiando, el poema cerraba una y otra vez los ojos; temiendo lo peor. Un halo de pesimismo invadió el lugar, se acentuaron las sombras a mi alrededor.

     Algo se me rompió dentro y en un sólo acto cómo un Vesubio que libera su energía un diluvio de lágrimas cayó sobre el poema, diluyendo las letras: flotaban las sillas, las mesas, el computador, sobre las olas que crecían a cada pestañeada. Bombeaba mi corazón arrítmico en un túnel sin ventilación. 

Se rompieron las cadenas, el agua escurrió sobre nuestras ropas, sobre el piso, las ventanas explotaron.  La puerta sin pensarlo se abrió ante el océano de lágrimas que crecía, imposibilitado de avistar tierra.  Las palabras flotaban panza arriba disolviéndose.

Corrió el agua escaleras abajo, hasta llegar al primer piso del edificio.
Sin sentido para el que las leía, las letras lograron incorporarse. Ya nada las bloqueaba; ni una opinión fútil, ni un dogma las pararía. Rieron al ver las duras paredes de la razón hecha escombros.
 
La fuerza titánica del agua derribo los edificios circundantes,  uniéndose al flujo de un destino común.  Su objetivo era hundir la realidad bajo el peso del agua.

 A lo largo de la ribera del Mapocho, peces nuevos asomaban su cabeza fuera del agua, chillando:
 “La cultura esta en crisis” “Hasta las letras de los poemas se sublevan” “Quien cuidara de nosotros?”-  “Somos el lenguaje que nada contra la corriente”

Todos los medios dieron una amplia cobertura a este nuevo fenómeno, trasmitiéndolo en vivo y en directo por todos los medios digitales y analógicos por 34 horas seguidas.

 (Ese día aparece borrado en mi calendario)

* Koi

20 comentarios:

Andres Lopez dijo...

¡Lo que puede un poema¡Es realmente inaudito
Besos
André

carlos perrotti dijo...

Palabras aunándose en versos? Versos buscando ser poema? Poema-cuento, Carmen. Te superas cada vez. Abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Siempre habra poesia.....
Seres sensibles las acunan y las regalan al mundo
Cariños

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Como una poética mítica, para estos tiempos, en que la palabra se amordaza, al igual que al pensamiento y al corazón. UN abrazo. Carlos

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Andrés Bienvenido!!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Carlos los poemas tienen pies terrenales. Un abrazo!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Abuela Cyber es un mundo poetico que descubrimos en nuestras andanzas. Un abrazo feliz !

©Laura Caro dijo...

Impresionante el despliegue imaginativo y sensitivo.
Me encantó.
Un abrazo.

alp dijo...

Desde luego estupendo...un saludo desde Murcia....y feliz verano....

Lu dijo...

¿La fuerza de la palabra? Sigamos apostando, para que no se olvide, para superar la "crisis de la cultura" en tiempos insensibles.
Tus potentes imágenes, como siempre: "cómo un Vesubio que libera su energía un diluvio de lágrimas cayó sobre el poema, diluyendo las letras"...
Un abrazo Carmen querida.

Adriana Alba dijo...

Que bonito y metafórico.
Yo creo que en ocasiones es necesario romper compuertas y que desborden aguas estancadas, para dar lugar al agua viva, a la frescura de lo espontáneo, a la limpieza y purificación.
La poesía para mi es altamente sanadora...escribir es terapeutico para cuerpo, alma y espíritu.

Besos querida Carmen.

RECOMENZAR dijo...

un placer leerte siempre
creas
escribes claro
me encantas mujer

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Laurita!!

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Excelente...me gusta como juegas y te diviertes con...con, obvio, tus letras...

Literatura y Risas

Isaac

TORO SALVAJE dijo...

Los poemas tienen vida propia.
Lo sé desde siempre.
Además son invencibles.

Besos.

Carmen Troncoso dijo...

Torito me lees el pensamiento!!

Cecilia Almarza dijo...

Me encantó atrapó fascinó cautivó refrescó renovó recordó imaginó pintó coloreó ssuspendió voló rió

Cecilia Almarza dijo...

Me encantó atrapó fascinó cautivó refrescó renovó recordó imaginó pintó coloreó ssuspendió voló rió

Carmen Troncoso dijo...

Genial Cecilia!! Un abrazo feliz!

Castigadora dijo...

Vaya. Hacía tiempo que no leía algo tan bonito. Mi regreso está siendo de lo más agradable.
Gracias por hacer mi mañana más interesante.

Besos