Seguidores

martes, 6 de septiembre de 2016

EL DESIERTO



  El desierto entra en mis zapatos...
en mi garganta, en mi ropa.

Quiero llegar a ti
 A pesar de las grandes distancias
Recorrer palmo a palmo
tus Dunas y cerros
no hay caminos trazados en mis sueños

Mi corazón 
Late violento frente a las palabras
Que salen de tu boca
Tengo miedo de este juego imparable 

En este lugar desértico
se amontonan mis deseos no cumplidos.

Una tempestad ardiente
barrerá estos obstáculos
y
caeremos  al mismo abismo

No vivos...no muertos
seguiremos solos e inmersos 


 Cruzaremos el planeta 
condenados
a poseernos con locura,
 condenados
a ser quemados
   por un sol lujurioso

+ Gesine Marwedel

13 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Place leerte
Cariños

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué finura en el tratamiento del lenguaje erótica, para dos seres prometéicos, condenados a la dulce delicia del amor y sus instancias placenteras. ESe cierre, perfecto: "...condenados a ser quemados por un sol lujurioso." UN abrazo. Carlos

AMALIA dijo...

Hermosas letras.

Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

Intensa mujer
que escribe pensando en dar a sus letras la magia que tienen

PEPE LASALA dijo...

Precioso, precioso y precioso Carmen. Amor y pasión expresado en buenas letras. Me ha gustado mucho. Espero que estés bien, yo ya he vuelto de vacaciones. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Abuela por tus palabras. Un abrazo feliz!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Carlos Augusto, nuestro ser erótico nos define pero no es fácil expresarlo. Un abrazo grande!

Entre palmeras... dijo...

No vivos...no muertos
seguiremos inmersos

Maravillosa condena al filo de la piel

Saludos, Carmen y lindo fin de semana

Castigadora dijo...

El desierto siempre es mágico e inspirador. Hoy te inspiró a ti con un hermosísimo texto.
Un placer leerte.

Sneyder C. dijo...

Precisas letras que con sutileza nos conducen por el erotismo,la lujuria, los sentidos…mientras ese volcán ardiente se funde cuerpo a cuerpo…

Un cálido abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Que alguien me condene a lo mismo.
Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa


Besos.

RECOMENZAR dijo...

hermoso como siempre compañera

Tesa Medina dijo...

Inmensamente solos, y quemándose revueltos en la lujuria. Suena tan excitante como tener un desierto en los zapatos.

Qué visuales y potente son tus versos, Carmen.

Un beso,