Seguidores

viernes, 18 de marzo de 2016

Mi Vida en el Cerro Alegre



EL CERRO

Tras la verja de
altos barrotes
tres escalones de mármol blanco
una pesada puerta
que no cierra
La mampara
con vidrios biselados
tiene bisagras oxidadas
esa es la entrada
a la vieja casa



En el cerro nacen
escaleras caracolas
quebradas de buen talante
paseos sin descanso
y ascensores movidos por el viento.

Eucaliptus y arrayanes
perfuman laderas y zanjones
con regocijada maleza
de verdes orillas

caminos acinturados
zigzaguean por caprichosos riscos
que cruzan entrelazados

estos bosques cerrinos









* Claudio Rodriguez Lanfranco