Seguidores

martes, 1 de mayo de 2018

LA SEÑORA DE LA CASA

Estoy de pie
escuchando a mi madre
contar la sufrida historia
de una tia de ella

En el campo
de su infancia
tanta alegria
tanta tristeza
mezcla
de huano
y  tierra fresca

A la mas hermosa
de mis tías
se presento
del campo contiguo
el mas bello de los
hombres,
conquistar su corazón
queria
el mas apetecido
por corajudo y por recio
a ganarse la belleza
quería coronarse champion

Ella se acostó virginal
desperto perpetrada
y marcada a fuego

Despues de un tiempo
fue tirando al vacio
las flores recien cortadas

Las palabras sangran
en la mesa
hieren el aire.

Sin justificarse mi tío
sigue la costumbre
va al rodeo,
va a la ciudad,
va de putas
y la quiere
sonriente y sometida
¿No es lo que desea siempre un hombre?
¿No es lo que querías? 
¿Ser señora de la casa?

Levantada al alba
ordeña las vacas,
las hace parir,
cuida los toros,
planta hortalizas,
hace la comida
cuida los niños,
es la señora de la casa.
Es el campo,
todo debería ser perfecto,
así es la naturaleza
comentan.

El tiempo pasa
con dorada negrura
el sol
no cede, ni se intimida
calienta esa jaula
que de lejos parece casa

Hierve en desaliento
cada vez que el entra
por la puerta de su vida

Ese dia
vestiría de sangre.


No alzo
la mirada
cuando el entro,
como siempre,
borracho.

Golpea la puerta,
en las manos una fusta 
de caballos
rebencazo en las piernas
a los hijos,
patea las sillas,
tirando
los platos al suelo,
va mordiendo con
odio el silencio
y el miedo.

Suenan latigazos en el campanario
atravesados por el tiempo

Suelta la fusta
y la golpea.

Enloquecido, poseso
le clava los puños
como estacas,
en la cara, en los pechos,
la rasguña
quiere desfigurarla

Cuando cae al suelo
casi muerta,
la arrastra como fardo
de papas
y la deja desnuda en los corrales
para que el toro y las vacas
la maten a patadas.
Sabe que no vivira
y se aleja pronto.

La noche esta dolida
la noche esta callada

Se acercan los animales
mansos en su piedad
con sus lenguas
lamen las heridas
de quien los trajo
al mundo,
con su aliento
la mantienen viva.

Es una de ellos.


* Jimmy Law












9 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Conmueve tu poema-relato, Carmen, duele el dolor de esa mujer, duele la ferocidad de ese hombre y también indigna. Has relatado esta historia de manera tan nítida y expresiva.

Te mando un abrazo!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Carlos un abrazo cariñoso"

Beauséant dijo...

Una historia vieja como el propio tiempo y, quizás por eso, asimilada como "algo normal" y no, no debería serlo...

AMALIA dijo...

Es un poema realmente conmovedor.
Impresionante.
Un beso.

Lu dijo...

Ay carmen! Terrible historia.
Coincido 100% con el comentario de Carlos Perrotti, por lo tanto no repetiré. Ya está dicho mi pensamiento de este post.

No creo que, en estos tiempos que vivimos, pueda asimilarse como "algo normal". Sin dudas, el paradigma ha cambiado y por eso hay diversos colectivos en contra de la violencia de género.

Un abrazo y ¡Hasta pronto!

RECOMENZAR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RECOMENZAR dijo...

Me gusta tu texto uno áas en la ciudad que mucha veces
no conocemos
. Me gustan tus letras la sentí adentro
palabras hermosas difíciles tal cual la vida es muchas veces
Excelente cuento

Ester dijo...

Precioso y conmovedor, un poema-relato que merece la pena leer despacio. Un abrazo

Sol Sol dijo...

Un relato que hace jirones el corazón
¿donde empieza la bestia y el ser humano? cuanto humo ciega tantos ojos.

Muy bien relato.
Un placer leerte