Seguidores

martes, 26 de julio de 2016

SUEÑO DE UNA SOMBRA

Miro el soñador su sombra
Asombrado la encontró cansada y ojerosa
La sentó bajo un árbol para que descansara
Le echo aire suavemente
Temiendo que desapareciera
Se volvió de lado y soñó lo mismo
Miro el espejo y la sombra reclinada
Algo murmuraba…
¿Cuándo seguiremos tu y yo
el mismo camino?
 Algo parecido al amor
nos une cuando sueñas.
Si estas despierto
No hay nada, solo silencio
Y esta extrema soledad
Que me tiene aterrada
Sin aire
Para arder


lunes, 11 de julio de 2016

CASIDA INCONCLUSA

 Apertura Nostálgica
                             Primer Parte

Un manuscrito a dos aguas
con letras que se van espesando
por lo intransitable del camino
Viene al índice de mi memoria


  Las pulsiones en la pila bautismal
   me hicieron saltar por los aires
agrietando mi costado.

Sembrar a mi antojo
mañanas recién cortadas,
recicla partículas fantasmas
que no paran de circular por mi cabeza

   La sombra del presente,
 mutación antojadiza, helada
me rasguña muy adentro.

Han sido veintiún mil días
  de silencio desgastado

Al levantarse los cambios la falda,
un montón de invasores bárbaros atisban.
  Encogido mi orgullo grita ante esas migajas

  ¡Oh destino, deja ya de golpear     

                                                        con tu ola mi pie!

* Santos Hu




sábado, 25 de junio de 2016

Todo lo mueve el hombre Que se sienta en la montaña que digiere a la ciudad


Desvisto el paisaje  
solo para recordar
que hay un piano enterrado en la arena.

Inexpugnables alambradas y cercados
 cada vez más altos,
 puas eléctricas
 cámaras felinas y focos de deshechos

Expulsada por una corriente de aire
 la noche a gatas se aferra a la cornisa.

Temporera la mañana
usa audífonos raros
para no escuchar el grito de los pájaros
que se estrellan en las ventanas de los edificios espejos

Esta todo cerrado al entendimiento de la naturaleza

¡Ay la montaña que digiere a la ciudad!

Se traga el smog y cierra la puerta
de este tronco invertebrado

de hiper carreteras
a la hora de rezar por el taco
autos, buses, camiones
pasan las cuentas de un eterno rosario.

Asfalto que tapa los campos
Hileras de frondosos kilómetros
 torres, torretas, molinos eólicos

¡Todo lo mueve el hombre

Que se sienta en la montaña que digiere a la ciudad!

* Mosaico de Sandy Shimmel

martes, 14 de junio de 2016

Innomine Amor



En mi palma derecha
el calor de tu despedida
indiferente y fría
guardas tu mano izquierda

De incógnito a mi sombra
pintura negra del Universo
se le corta el deseo
roja la pupila temblando de ira




No me salen las palabras
no me sale el verbo
con el que hacer algo de fuego

Una llovizna de lagrimas
ensucia mi espejo

 … Amar ...
Verbo condicionado.


* Jimena Vellegal







martes, 7 de junio de 2016

Mutilacion

MUTILACION
Carmen Troncoso Baeza

Yacía sobre la cama.
Componían la escena
mi torturador
y lo que quedaba de mi cabeza.

Malditas las voces
que escuchabas.
Amarrada a un
precipicio desdentado
me torturabas lentamente.
.
Primero mutilaste
mis labios.
No te basto con eso;
me quemaste los brazos,
cercenaste uno a uno mis senos,
creías que esos gritos
y esa mueca de espanto
eran mi risa triunfal.

Agotada tu fuerza
sin añadir nada más
me volaste el alma



………..












UNA FIESTA INOLVIDABLE
Carmen Troncoso Baeza

Me invitaste a una fiesta,
el festejado
un pintor famoso.

Nos recibió la vanguardia
salpicando de carcajadas
 las paredes.

La música a ratos,
Casi un sollozo.
Cada vez mas gente
en los pasillos, en el baño
no me veo las manos
el neón brilla entre los dientes.
La luz estroboscópica
Desnuda mi pecho,
Bailamos muy lento.

En los ojos del pintor
Negras cabalas.

Hiperventilados,
Bebimos del dulce y del fuerte.

Llegamos a casa,
Después del borrón
del amanecer.

El celular estridente
nos volvió a la realidad
Era el amigo de la fiesta.

Tu mirada de piedra
se clavo en mi cara.
Mis gritos fatalizaron el aire.
Te rasguñe,
Al suelo me tiraste,


Los golpes vinieron
Cargados de rabia
Del cauce del pasado

Escribiste la historia
De tu infancia traspuesta
A puñetazos en mi cara

Una ola en mar abierto
retumba en mi pecho
todo es soledad y miedo
violentos golpes
que enrojecen
el día y la noche
como la sangre derramada en vano
porque creías tener “la razón”


sábado, 28 de mayo de 2016

LA CASONA DEL CERRO


Con largos silbidos
pájaros invisibles saltan a mis palmas
 picotean complacidos
la intuición regalada del tiempo

En el infinito un sol porteño
cuelga sus rayos.
Caen las estrellas,
caen los reflejos,
cae mi memoria al negro espejo del mar


En la casona del cerro
se durmió mi corazón
embriagado con el amor salado del puerto.


domingo, 15 de mayo de 2016

PANCHO PUERTO (VALPARAISO)

EL PUERTO.

En tono atiplado
se escuchan las voces
herrumbrosas del puerto.  

En la rada soy lobo marino
nocturno cachalote, altivo cormorán.
Me vuelvo lancha cruzando la herradura
 las joyas del Pacifico lucen
 en la noche

todo su esplendor

Por costumbre el invierno
le regala a Pancho puerto
el erizado viento
 y la lluvia copiosa.
Al garete se retiran los barcos
Arrancando del temporal inclemente.

Esclavizo mis penas de invierno
diciendo, no tengo frío.
En las esquinas del viejo cerro
los besos obligados
son las esquirlas del viento surazo





martes, 26 de abril de 2016

MI JARDIN

MI JARDIN


Los arboles me llaman
estirando sus ramas
los abrazo y cuelgo
de cabeza
para sacar 
nueces, higos y ciruelas
los damascos picados de pájaros
sucios los comeré  

borrando de mi boca
el tinte de la fruta fresca

Mantos de Eva ocultan orugas
que ascienden mohínas al olivo,
 guirnaldas peludas
de encendidos colores,
ocultas tras las aceitunas
que se descuelgan entre mis trenzas.

Camelias de fucsia furioso
blancas y en tonos rosa,
heliotropo fragante
 trepando al solsticio
un jazmín siberiano.

Transitan caracoles,
babosas, chanchitos
ordenadas filas de hormigas
cienpiés sin ojos,
furtivas arañas
tejiendo con sus telas
resistentes laberintos.

La palmera anida visitantes emplumados
 torvos cernícalos, zorzales, tortolitas
lechuzas blancas de punto fijo,
me asustan sus nocturnos craqueo
cuando fulmines se lanzan
sobre una presa que no tiene albedrío.

LOS LIMITES DEL JARDIN

En los muros de mi jardín

los pájaros
conspiran con sus trinos
bulliciosos colores en mi mente

Por la escalera colgante
subo a la húmeda zona de la niebla
oteando la bruma en el horizonte
mi árbol casa se eleva vertical
sus ramas rasguñan
con preguntas a un cielo macilento

Capullos 
de flores domingueras,
flor de la pluma
primores alados
migran en mi lenguaje

La maleza interminable
pichogas y ortigas
glorieta de rosas mosqueta
en el sendero, los nardos

Borrándose las nubes

aparecen mas recuerdos
he ido descifrando 
esta linea del tiempo
Frágiles delfinium,
 cedrón, rododendro...


* Jorge Ignacio Nazabal  -  Cuba










viernes, 18 de marzo de 2016

Mi Vida en el Cerro Alegre



EL CERRO

Tras la verja de
altos barrotes
tres escalones de mármol blanco
una pesada puerta
que no cierra
La mampara
con vidrios biselados
tiene bisagras oxidadas
esa es la entrada
a la vieja casa



En el cerro nacen
escaleras caracolas
quebradas de buen talante
paseos sin descanso
y ascensores movidos por el viento.

Eucaliptus y arrayanes
perfuman laderas y zanjones
con regocijada maleza
de verdes orillas

caminos acinturados
zigzaguean por caprichosos riscos
que cruzan entrelazados

estos bosques cerrinos









* Claudio Rodriguez Lanfranco


jueves, 4 de febrero de 2016

Reprogramacion

Todo lo que busqué 
aparecio
rodando por ahí
descubrí que mi pena
estaba enterrada
en el aire

cambiare
a un tiempo
esta dolorosa programación
removeré estos escombros

En este bosque 

de roble pellin
mi estatua  ha cortado 
relaciones con su entorno

Sobria

controlando
el ligero temblor de sus labios

                       Respira hondo


                                                         rompiendo 
                                                                          esa manera de mirar


Objetivamente al mediodia
no es posible que pueda descansar
 la quebradiza ilusión


Ella me mira
con desprecio
desmoronándose

el sexo oportuno
fustiga suavemente
mi memoria mítica

* Sabina Nore