Seguidores

jueves, 7 de agosto de 2008

Un día después de esto

Solía reir al escuchar tu nombre
mi cascabel siempre sonando
soñando de madrugada
una burbuja mi vida
al quiebre y a la congoja
montañas grises
a mi destinadas

Cayo dormida la pasion
murmurando mi amor
recogi todas las hojas
que dejaste caer de tu mente
mirando como tu miras
sintiendo como
me he muerto
escalando tus fantasias
sobrepoblada de ayeres
de sombras entrometidas
que en cada huida
se despiertan naufragas
un día despues de esto

1 comentario:

IINST. Investig. Neuropsic. y Neuroped. Argentino dijo...

Hola Carmen, queria decirte que me gusto mucho lo que escribes, me senti tan identificada, bien dicen que la poesia no es para explicar...hay que dejarla rebotar en uno, y luego enfrentarse a toda una cascada de significantes que nos van llevando por diversos desfiladeros.
Cariños. Silvia
iinnuar@gmail.com