Seguidores

sábado, 25 de junio de 2016

Todo lo mueve el hombre Que se sienta en la montaña que digiere a la ciudad


Desvisto el paisaje  
solo para recordar
que hay un piano enterrado en la arena.

Inexpugnables alambradas y cercados
 cada vez más altos,
 puas eléctricas
 cámaras felinas y focos de deshechos

Expulsada por una corriente de aire
 la noche a gatas se aferra a la cornisa.

Temporera la mañana
usa audífonos raros
para no escuchar el grito de los pájaros
que se estrellan en las ventanas de los edificios espejos

Esta todo cerrado al entendimiento de la naturaleza

¡Ay la montaña que digiere a la ciudad!

Se traga el smog y cierra la puerta
de este tronco invertebrado

de hiper carreteras
a la hora de rezar por el taco
autos, buses, camiones
pasan las cuentas de un eterno rosario.

Asfalto que tapa los campos
Hileras de frondosos kilómetros
 torres, torretas, molinos eólicos

¡Todo lo mueve el hombre

Que se sienta en la montaña que digiere a la ciudad!

* Mosaico de Sandy Shimmel

15 comentarios:

Claudio Ariño dijo...

Es tan cierto; y "ellos" lo contemplan desde lejos.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias por tu comentario Claudio
Un abrazo!



carlos perrotti dijo...

Alta poesía, Carmen. De alto vuelo. Muy moderna por otra parte. Tiene ritmo como de talking blues. Me encanta y me la llevo en la memoria. Gracias por ella! Un gran abrazo.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Carlos a ti por compartir mis sensaciones poeticas de este mundo. Un abrazo cariñoso!

Carmen Troncoso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen Troncoso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carlos perrotti dijo...

Tus sensaciones poéticas son verdaderos ramalazos (no sé cómo decirlo) de luz, Carmen...

Desvisto el paisaje
solo para recordar
que hay un piano enterrado en la arena.

Expulsada por una corriente de aire
la noche a gatas se aferra a la cornisa.

Temporera la mañana
usa audífonos raros
para no escuchar el grito de los pájaros
que se estrellan en las ventanas de los edificios espejos

Esta todo cerrado al entendimiento de la naturaleza

¡Ay la montaña que digiere a la ciudad!

Se traga el smog y cierra la puerta
de este tronco invertebrado
de hiper carreteras
a la hora de rezar por el taco
autos, buses, camiones
pasan las cuentas de un eterno rosario.

Impresionantes veloces pinceladas de pura poesía de la más alta!

Abuela Ciber dijo...

Hemos destrozado la naturaleza, agrediendola de todas formas, ella callada ha decidio reclamar
Buenisimo leerte
Cariños

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Abuela Cyber me impresiona lo que veo. Un abrazo cariñoso!

Carmen Troncoso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AMALIA dijo...

Lo has reflejado muy bien en tan excelente poema.

Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

el placer de leerte me recorre toda
gracias por compartir
un abrazo de luz para vos

Lu dijo...

Hola Carmen! Te he leído durante mis vacaciones, pero desde una tablet y en días bulliciosos no daba para que comente
Ahora, de regreso, poco a poco voy retomando mi ritmo, aún a pesar de algunos tristes aconteceres sucedidos en mi entorno...Ya sabes, "Cuando un amigo se va queda un espacio vacío..." como canta Alberto Cortez
Que manera tan poéticamente bella la tuya de decir hasta los sucesos más terribles o feos, o desastrosos que suceden en estos tiempos. Imágenes muy certeras para que no queden lugar a dudas...¡siento la tristeza de la montaña! y ¡que decir! del"grito de los pájaros que se estrellan en las ventanas de los edificios espejos"
Abrazo gigante

Antony G. Martínez dijo...

¡Hermoso poema a civilización! JAJAJA

¡UN SALUDO!
www.undiariopersonalmas.blogspot.com

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cuándo volverán los tiempos, en que no vivíamos éstos del gran hermano, de las mentes vigiladas, del horror a lo silvestre y natural. Vaya sociedad maxfactorizada, de la competencia, reducto de la deshumanización. Un abrazo. carlos