Seguidores

viernes, 23 de marzo de 2018

El Puerto de Valparaiso




Por costumbre el invierno
le regala a Pancho puerto
temporales que barren
los cerros

Atipladas voces
herrumbrosas
Al garete los barcos viejos
 Huyen del combate hacia altamar


Suavizo mis penas de invierno
 besos obligados
 las esquirlas del surazo
En la rada soy lobo marino
gaviota parlanchina, altivo cormorán.


En la oscura
noche del puerto
el tiempo inclemente
                                                                que no es sereno vigia
a las perlas del Pacifico
abandono a su suerte


7 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Magnífico poema. Eriza la piel cómo suena y cómo se ve.

Su voz, además, podría ir en off guiando las imágenes de un documental.

El epígrafe para el Huiña me encantó, fascinó es una más nítida palabra. Con tu permiso, Carmen, me gustaría subirlo a mi rincón gatuno con la foto que elegiste para ilustrarlo. Ya te avisaría para cuándo lo programaría.

Te mando un abrazo!

Alfa Fon-Amor dijo...

Hermoso poema,cariños.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Carlos, cuando haya un temporal ire especialmente a hacerlo me has iluminado. Y por supuesto, adoro los gatos vere tu rincon gatuno, un abrazo caro amigo!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Fiaris, abrazo feliz para ti!

AMALIA dijo...

Es un poema muy bueno.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Me pasaría horas viendo esos temporales.
Y también leyendo tus poemas.

Besos.

Beauséant dijo...

me gustan los temporales como me gustan tus poemas, para leerlos a salvo, al lado del radiador y sin miedo a que me lleve la tormenta.