Seguidores

martes, 17 de julio de 2018

MIS PECHOS


Cuando son
primores
hasta el mas leve roce
de mariposas
los enciende
tornasol

Si soy tan poderosa
porque cada dia
mis pechos
son rehenes almacenados

Al dar mis pechos
soporte fetiche
madre mujer
bruja publica

Ansían ser libres
para procurarse
sensualidad
en el juego 
del goce lujurioso

Mis pechos aprendieron
a ser calientes
suaves y turgentes
Batallando entre 
la obligacion
y el placer 

Mis pechos
crecieron por su cuenta
aprendieron callados
al dolor de darse
fuente blanca y lechosa

Su comienzo fue al vacío
grifo inagotable

Dolor que se aprende
con el otro Yo
y late en tu sexo
como 
interminable entrega
del amor carnal

nos quedamos 
con algo indescifrable
que dura hasta la muerte






12 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Voluptuosa ardiente poesía, Carmen. Cada vez más ella libera tus versos de mujer que sabe lo que siente y también de lo que habla.

Chapeau, amiga. Abrazo.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Carlos, un abrazo feliz!

RECOMENZAR dijo...

WOWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW!
Sin palabras hoy bella
Me has dejado
sin respiro
por la magia con que envuelves
los silencios hablados de tu alma.............
Abrazos des mi ciudad Miami

Alfa Fon-Amor dijo...

Una poesía con mucho vigor,cariños.

AMALIA dijo...

Un excelente poema.
Un abrazo.

Lu dijo...

"Cuando son primores hasta el mas leve roce de mariposas los enciende tornasol"
Qué estilo para describir sensaciones!

El poema todo es una veneración a los pechos de mujer
Abrazo

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Muchita, estoy recomponiendome paso a paso, un abrazo feliz!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Fiaris, trato de no desmayar, un abrazo cariñoso!

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Amalia!

Carmen Troncoso dijo...

Querida Lu, por el hecho de estar siempre cubiertos hasta a veces los olvidamos, pero tienen una importancia capital en nuestra femeneidad o al menos a mi me lo parece, un abrazo cariñoso!

**kadannek** dijo...

Concuerdo contigo perfectamente, hay que enaltecer, glorificar y amar nuestros senos, fuente dadivosa de amor universal y placer. Son un contenedor energético vital en las mujeres, además de un símbolo femenino tan potente. Son vida y expresión, casi que una extensión del corazón pareciera. Tan sensibles y tan subestimados a veces. Precioso homenaje a los senos. Me encantó.

Carmen Troncoso dijo...

Gracias Kadannek por tu comentario, un abrazo feliz!